Shop More Submit  Join Login
About Digital Art / Hobbyist Member JuliánMale/Argentina Groups :iconphineasandferbfans: PhineasAndFerbFans
 
Recent Activity
Deviant for 3 Years
Needs Premium Membership
Statistics 493 Deviations 11,721 Comments 114,013 Pageviews

Newest Deviations

Aquí pueden ver mis últimas creaciones y locuras :XD:

Random Favourites

¡Arte hecho por grandes artistas, pero, sobre todo, grandes personas!

Webcam

Journal History

Activity


I miss Deviantart a lot... :( But I need a new computer.

I'll be back, I promise it...

-------

Extraño mucho Deviantart... :( Pero necesito una computadora nueva.

Volveré, lo prometo...
OMG What the hell happened here?? D:
Alt Ferb x Alt Anabeth - Regalo para Izzy34 by Juli4427
Alt Ferb x Alt Anabeth - Regalo para Izzy34
Alt Anabeth: No puedes escapar del amor, Ferby :heart:

Un pequeño regalo para mi querida amiga :iconizzy34: por ser tan buena artista y tan buena conmigo, ¡muchas gracias por tu amistad! Eres un gran artista :aww:

Anabeth es su OC (y también de :iconpandora1216: ). En la 1D es tímida e inocente, pero en la 2D es bastante más aventada y dominante. Siempre he considerado a Ferb un chico capaz de dominar a cualquier mujer... pero dado que es la segunda dimensión, no me molesta verlo en problemas con una chica :XD: Annie además es más fuerte que él, jaja, así que generalmente la cosa termina con ella sofocándolo a besos :aww:

Le faltaba verde a mi galería :meow: Y sí, Ferb está esposado :XD: Así como Isa ata a Phin con un látigo, Anabeth retiene a su querido peliverde con un par de esposas... así no se le escapa :XD: Pero a Ferby le gusta, así que no se preocupen :XD:

Alt Ferb (c) Dan and Swampy

Alt Anabeth (c) Izzy34Pandora1216

Dibujo (c) yop.

--------------------

Alt Anabeth: You can't escape from love, Ferby :heart:

A little gift for my dear friend :iconizzy34: Thanks for being such a good artist and so kind with me, thanks a lot for your friendship! You're a great artist :aww:

Anabeth is her OC (and also belongs to :iconpandora1216: ). In the 1D she's shy and innocent, but in the 2D she's naughtier and dominant. I've always saw Ferb as a boy capable of dominating any woman... but as this is the second dimension, I don't mind seeing him in trouble with a girl :XD: Annie is also stronger than him, so the things generally end with her suffocating him with kisses :aww:

My gallery needed more green :meow: And yes, Ferb is handcuffed :XD: As Isabella ties Phineas up with a whip, Anabeth retains her beloved green-haired with a pair of handcuffs... so he can't escape :XD: But Ferb likes it, so don't worry :XD:

Alt Ferb (c) Dan and Swampy

Alt Anabeth (c) Izzy34Pandora1216

Drawing (c) mep.
Loading...
Alt Ferbeth - Does it hurt now? by Juli4427
Alt Ferbeth - Does it hurt now?
Alt Anabeth: Tienes derecho a ser... ¡besado! :heart: ¿Duele ahora? :aww:

Hola a todos! :w00t: Acá con otro coloreado de y para mi amiga :iconizzy34: :aww:

Chicos, si no la han visitado todavía, vayan, ¡no se van a arrepentir! :dummy:

Ella es su OC Anabeth Narváez (también le pertenece a :iconpandora1216: ). Ya la había dibujado pero esta es la primera vez que la coloreo digitalmente. En la dimensión que todos conocemos, ella es una chica amable, tierna e inocente, y Ferb es su gran amigo, novio y por supuesto protector. Digamos que ahí manda él, pero en la 2D dimensión ella es fuerte, aventada y tiene la particularidad de que le gusta humillarlo, aunque románticamente y sin mucha violencia. Así que de vez en cuando ella lo sorprende a solas y lo esposa, le da un par de golpes para que se debilite un poco y luego lo mata a besos (?) :XD:

El dibujo original no está en dA, aunque tal vez Yeni lo suba pronto :aww: ¡Esto es para ti, amiga! :D Y para todos los que me acompañaron esta tarde en mi Stream :giggle:

Espero les guste :la:

Alt Ferb (c) Dan y Swampy
Alt Anabeth y dibujo (c) Izzy34 y Pandora1216
Color (c) Juli4427

--------------------------------

Alt Anabeth: You have the right to remain... kissed! :heart: Does it hurt now? :aww:

Hello everyone! :w00t: Here with another coloring by and for my friend :iconizzy34: :aww:

Guys, if you have not visited her yet, go! You won't regret it! :dummy:

She is her OC, Anabeth Narvaez (she also belongs to :iconpandora1216: ). I had already drawn her but this is the first time I do her digitally. In the dimension we all know, she's a friendly, young, innocent girl, and Ferb is his great friend, and of course her protective boyfriend. Let's say that he dominates there, but in the 2D dimension she is strong, and has the peculiarity that she likes to humiliate him, but romantically, without using much violence. So occasionally she catches him alone and she handcuffs Ferb, gives him a few punches to weaken him a bit and then kills him with kisses (?) :XD:

The original drawing is not on dA, though perhaps Yeni will upload it soon :aww: This is for you, friend! :D And to everyone who joined me this afternoon on my Stream :giggle:

Hope you like it :la:

Alt Ferb (c) Dan and Swampy
Alt Anabeth and drawing (c) Izzy34 and Pandora1216
Color (c) Juli4427
Loading...

CAP 8

POV Ferb

No. Simplemente no. Después de lo que esa maldita le había hecho a mi hermano, y a pesar de luego enterarme de cómo ella lo cuidó esa noche, perdonar a mi jefa, Isabella García-Shapiro, me era imposible. Lo había dejado moribundo a consecuencia de tantos golpes, patadas, latigazos y ataduras, ¿cómo hablarle nuevamente después de eso? Realmente me costaba creer como podía ser tan fría y cruel, más teniendo en cuenta que todo eso sólo se originó por un tonto beso.

Estaba seguro que la tipa pensaba lo mismo, ya que desde que me pateó el trasero en nuestra pequeña pelea en la enfermería, no habíamos vuelto a intercambiar palabra: cuando me veía cerca trataba de evitarme. Supongo que para no reventarme a golpes a mí también; ya había hecho demasiado daño con lo que le hizo a Phineas y si volvía a hacer de las suyas su expulsión de La Resistencia sería inevitable.

Fueron pasando las semanas, y mi otra mitad poco a poco se iba recuperando, al punto de ya poder caminar sin dificultad, aunque más de una vez tuve que detenerlo ya que intentaba hacer flexiones o levantar unas pesas que la líder le había dejado para que no perdiera condición. Me parecía asombrosa su fuerza de voluntad, ya de por sí aguantarse una paliza del miembro más poderoso de la organización sin morir en el intento era digno de admirar; no por nada muchos soldados fueron a visitarlo, admirados por su resistencia física. Poco a poco, Phineas dejaba de ser “Phinny”…

-Hola jefecito, ¿mucho en qué pensar? ¡Porque hace diez minutos que lo estamos esperando, “maestro”!- Una voz y una risita adorable interrumpieron mis pensamientos. Me di vuelta, pero ella era tan rápida que la perdí de vista, tirándome al suelo con una pequeña patadita que me hizo perder el equilibrio.

Se acercó a mí, y me vio desde arriba. “Ella” era una chica castaña, ojos color miel y un cuerpo muy bien desarrollado, llamada Anabeth Narváez, o “la novata” como muchos, Isabella incluida, le decían, dado que no hacía mucho se había unido a nosotros. Por ese motivo, y además de ser yo el instructor de los recién iniciados, me solía llamar “maestro” o “jefecito”. Sin embargo, y a pesar de su inexperiencia, poseía una fuerza descomunal, al punto de que no me fue muy bien con ella en nuestra primera práctica…

FLASHBACK

Unos meses atrás, yo recibía a los nuevos reclutas para su primera lección, di un pequeño discurso y luego les expliqué como realizar la primera prueba del entrenamiento, la cual era la ya clásica actividad de saltar entre neumáticos sin tocarlos, ida y vuelta.

Luego de demostrarles como hacerlo, tardando unos quince segundos, los demás comenzaron, cayéndose en el proceso o tardando una eternidad. La mayoría, para mi decepción, se tardaba más de un minuto, y sólo las mujeres, las más fuertes y capacitadas, llegaban como mínimo a los veinte o veinticinco segundos.

Finalmente fue el turno de Anabeth, quien se había mostrado un tanto tímida al comienzo. Pero cuando le di la orden de comenzar, la chica fue un absoluto bólido. En apenas trece segundos recorrió ida y vuelta sin caerse ni titubear, generando una absoluta sorpresa y humillación entre los hombres mientras las chicas la vitoreaban. En mi caso, yo estaba muy orgulloso, pero al mismo tiempo un tanto celoso de ver mi “récord” destruido por una principiante.

-Ejem. –tosí al encararla. –Narváez… ¿puedo llamarte Anabeth, no?

-Claro, jefecito.

-Con decirme Ferb es suficiente. –Sonreí algo enojado ante el apodo. –Dime, ¿has realizado entrenamientos de este tipo antes?

-Sí, ¿qué, acaso duda de mi, jefecito? Si quiere le muestro otra vez… -Se la oía más animada y extrovertida que antes, ya que su éxito le había dado confianza. –Es más… estoy segura que puedo hacerlo mejor…

Me quedé callado un rato, para luego sonreír. No, esta chica no podía hablar en serio, pero decidí darle otra oportunidad y afirmé con mi pulgar derecho. No pude ni bajar la mano que ella volvió a salir disparada, dejándome atónito tras los increíbles diez segundos que la joven tardó en realizar la prueba.

-¡Sí! –Exclamó feliz la muchacha, al terminar, sudando un poco y saltando de alegría. –¡Las chicas mandan, las chicas mandan! ¡Woo-hoo! –Y tras soltar ese curioso grito, me empujó accidentalmente hacia los neumáticos usando sólo su mano izquierda.

Quedé impactado no sólo por la actuación, aún mejor que la anterior, sino porque ese simple empujoncito fue suficiente para hacerme perder el equilibrio y tirarme hacia las gomas, quedando atrapado y generando las burlas de todos, en especial de ella… de Anabeth. Furioso, aunque interesado por su fuerza, me levanté de un salto y me enfrenté a ella, señalándole los neumáticos, como indicando que lo hiciera una vez más.

-Oh, ¿qué pasa, jefecito? –Me preguntó la castaña, haciéndose la inocente. –Sólo fue un toquecito, no se ofenda… no, no es necesario que lo haga otra vez, creo que ya demostré quién es la más veloz aquí…

Me mordí los labios y la miré sin articular palabra; no era bueno para eso. Era más un hombre de acción. Seguí intentando convencerla de realizar la prueba por tercera vez, pero ella era terca. Finalmente, me sacó la lengua y eso me colmó la paciencia.

-Usted se lo buscó, ¡insolente! –Exclamé, para luego lanzarle un puñetazo.

Lo que siguió a eso nadie lo esperó. Menos yo. Como si fuera un golpe en cámara lenta, Anabeth no sólo esquivó el golpazo sino que atrapó la mano de quien debía ser su maestro, me hizo una llave y me lanzó al suelo, para luego sentarse sobre mi y con la otra mano agarrarme del pelo y retenerme con la cara aplastada contra el suelo. El dolor era insoportable, la humillación, peor.

Había sido vencido casi sin esfuerzo, generando decepción y caras largas entre los varones, y un estallido de risas entre las damas. Anabeth sólo se limitó a reír a carcajadas, mientras acariciaba con ternura mi cabello, el cabello de su supuesto jefe, derrotado fácilmente por ella…

FIN DEL FLASHBACK

“Annie”, en efecto, era una chica cariñosa y sensible, pero era muy poderosa, burlona y juguetona a la vez. Luego de esa práctica, más de una vez me ganó en otras actividades, ya sea corriendo, nadando, o, incluso, quitándome la última rebanada de pie de limón, uno de mis postres favoritos, en un almuerzo. Sin embargo, nunca habíamos tenido una pelea real, y sabía que ganarle era algo obvio. En esa ocasión anterior simplemente me había sorprendido... yo era más fuerte que ella y tarde o temprano se lo demostraría.

-¿Otra vez en sueños? ¡Levántese, vamos!- Una vez más, me había sumido en mi mente, recordando esa “pequeña” humillación. Y una vez más, ella me despertaba, esta vez picándome la nariz con el tacón de su brillante bota izquierda.

-¡Oye!- Le grité, furioso, para luego levantarme de un salto y aferrarme a ella casi como abrazándola. –Anabeth, ¿te parece gracioso pisotearme la cara?

-Bueno, para ser honesta… sí… se ve adorable así, mi jefecito.- Respondió con una sonrisa, para luego hacerme algunas cosquillas en la nariz. Poco a poco, y como siempre, me iba agotando la paciencia su actitud tan infantil, pero admito que había algo en ella que me tranquilizaba… y hasta me hacía sentir de buen humor.

-No me trates de usted, eres más grande que yo, y aparte eres más que una primeriza, eres mi amiga. –Lo último se lo dije con toda sinceridad, ya que nos hablábamos muy de vez en cuando y compartíamos bastante tiempo juntos, especialmente en los últimos tiempos con mi hermano en recuperación.

-Y también soy “tu favorita” según Isabella, ¿no, Ferby?- ¿“Ferby”? Esta chica ya se estaba propasando. Pero, en efecto, su explosiva fuerza y habilidad me habían obnubilado al punto de considerarla mi novata favorita, e Isabella lo sabía... aparte, ¿cuántos novatos podían derrotar a su instructor a la primera lección?

Refunfuñé, y le hice señas para que fuera yéndose al gimnasio. La muchacha me sacó la lengua como en aquella primera ocasión, y se fue dando saltitos; me quedé un rato embobado mirándole las caderas y como las esposas de su cinturón bailaban de un lado a otro. Eran su arma; Isabella se las había dado especialmente a ella tras comprobar sus habilidades hace un par de semanas, y estaba muy feliz de tenerlas ya que al parecer fueron elegidas por la jefa. La recordé otra vez y volví a ponerme serio... ya no solamente estaba enojado con ella por lo de Phineas, sino que hasta revelaba mis secretos. En verdad no tenía ganas de verla al menos hasta terminar el día, así que simplemente seguí a mi novata castaña hasta el gimnasio.

Me encontré una desagradable sorpresa.

-Hola, Fletcher, ¿qué estás haciendo?- Su sola voz me heló la sangre, generando en mi una sensación de temor y rabia al mismo tiempo. Subida a una viga a varios metros de altura, Isabella esperaba por mí.

-Oh, Isabella, qué gran sorpresa. –Annie la saludó con efusividad, ya que le caía muy bien y la admiraba a pesar de su sadismo. -¿Qué te trae por aquí? Ferb ya…

-Sí, sí, ya sé que está aquí. –La interrumpió. Acto seguido, se lanzó y cayó firmemente en el suelo del gimnasio. No sé cómo salió ilesa. –Pero llegó muy tarde. Fletcher, estoy realmente decepcionada, si sigues llegando tarde a los entrenamientos de los novatos, voy a tener que castigarte.

Era la primera vez que me hablaba en días, ¿y para colmo lo primero que hacía era tratarme así? Esta chica tenía un desequilibrio mental o algo, simplemente no podía ser tan desagradable. Aunque si a Annie le caía bien… por algo sería…

-En fin, retomando –Siguió hablando. –He oído rumores acerca de tu clase, Fletcher. Al parecer pasan cosas raras en ella… tan raras como por ejemplo… ¿que no seas el más fuerte en ella?

-¿Qué? –Mi reacción fue inmediata ante esas ridículas palabras. No lo pude evitar. -¿De qué estás hablando? ¿Acaso crees que hay alguien aquí que puede derrotarme?

-¿Ah? Pues quién sabe. Quizás sea cierto, quizás no, pero si estás tan seguro de tu fuerza, entonces dudo que tengas drama en que yo presencie la clase. ¿No te molesta, verdad, Fletcher?

La forma en que me hablaba y el tono de su voz denotaba arrogancia y algo de agresividad, por más que yo le dijera que no, era obvio que no se iría ni atacándola con una tanqueta. Tenía ganas de hablar seriamente con ella, de preguntarle cómo se sentía y si había forma de llegar a una especie de acuerdo… pero la jefa era imparable, una palabra y terminaría en la enfermería junto a mi hermano.

-De acuerdo. –Afirmé, furioso.

-Buen chico, buen chico… -Ella se me acercó y me acarició el pelo como si fuera su mascota; aún más enojado, retrocedí unos pasos y gruñí con furia. –Perro malo, más respeto con tu jefa, ¿eh?

Las burlas no se hicieron esperar... mi cabeza explotaba mientras veía a la morocha tratándome de forma tan humillante. De repente, Anabeth colocó su mano en mi hombro y me miró con dulzura, para luego darme un consejo.

-No le hagas caso. Vamos, hagamos el entrenamiento rápido y se irá. Pero no te prometo hacerlo peor que tú para dejarte bien con ella, ¿eh, jefecito?

-No me hagas reír, Annie, la suerte pronto se te acabará. –Le respondí, con mejor humor. Sí, sin duda que había algo en ella que me tranquilizaba.

Se alejó de mí con una sonrisa y volví a quedarme hipnotizado viéndola caminar. No sólo su cuerpo era perfecto, sino que además tenía algo distintivo que me causaba fascinación: su olor. Por alguna razón, ella olía a miel, a dulce miel. ¿Sería algo propio de ella? ¿Su shampoo, o alguna colonia? Quién sabe, pero siempre olía a miel, y eso me atraía...

Caminé hacia los reclutas para comenzar la clase, mientras Isabella observaba todo con atención. Respiré hondo y empecé a explicar algunas cosas, a la vez que la líder silbaba bajito y acariciaba su látigo con algo de sadismo. En cierto momento pude ver que el arma todavía estaba manchada de rojo oscuro en la punta; sin duda, era la sangre de Phineas, cosa que me hizo morder los labios por la ira.

La práctica comenzó, y los principiantes empezaron a correr por el gimnasio. Por supuesto, mi vista se fijó principalmente en Anabeth, la cual corría bastante rápido pero sin demasiado esfuerzo. No fue de las primeras en terminar, pero no me importó ya que se notaba que podía dar muchísimo más que eso. Se estaba guardando para después.

A posteriori, inició una de mis pruebas favoritas, la cual nunca había puesto en práctica con ellos: la barra fija. Por supuesto que no serían acrobacias como hacen los chinos en los Juegos Olímpicos, sino simples dominadas, arriba y abajo, arriba y abajo. Uno a uno fueron pasando, cayéndose o retirándose luego de hacer menos de diez en el caso de los hombres, y quince o veinte en lo que a mujeres se refiere. En verdad me molestaba bastante que las mujeres fueran el sexo fuerte, ¿sería eso diferente en la otra dimensión que conocimos hace algunos años? Quién sabe. Afortunadamente, yo era un caso especial y podía superar hasta a las chicas más poderosas. Excepto Isabella, claro está.

-Un momento. –hablando de brujas, apareció ella otra vez. –Fletcher, estos chicos son un manojo de fracasados. Estoy seguro que tú eres mucho mejor, ¿por qué no nos das una demostración de verdad? Así ven cuantas dominadas puedes hacer en un minuto.

-Pero Anabeth aún no ha… -Respondí, pero me interrumpió.

-Ella lo hará después de ti. Vamos, un minuto de dominadas, es una orden, Fletcher.

¿Me estaba probando? Una vez más el carácter de la muchacha me ponía nervioso. Al parecer quería ver si los rumores eran ciertos, que supuestamente alguien era mejor que yo… pero no, no iba a dejar que se saliera con la suya. Me puse serio, miré la barra y le lancé mi reloj, decidido.

-Comienza ya. –Dije simplemente, y al instante pegué un salto. Me sujeté con fuerza a la barra y comencé, una, dos, diez, quince; iba a toda velocidad y con toda mi fuerza, tratando de hacer una por segundo o cada dos. Isabella miraba y golpeteaba su pie contra el suelo mientras miraba como el segundero avanzaba.

Al llegar a la mitad del tiempo, y con casi treinta dominadas hechas, comencé a ir más lento, hasta finalmente cerrar mi cuenta personal con cuarenta y tres en un minuto. Me dejé caer, extenuado, pero sonriendo. Había pulverizado a los demás…

-Nada mal, Fletcher, pero aún estás lejos de mi récord de ochenta. –La fanfarrona se colocó delante de mí, me miró desde arriba y sonrió. Se veía muy dominante y ella lo sabía, le encantaba sentirse superior a los hombres. –Muy bien, descansa, ahora Narváez va a hacer lo mismo que tú. Vamos, Anabeth, ¡un minuto de dominadas!

-¿Qué, cómo, cuándo, dónde? –La castaña la miró con incredulidad, para luego comenzar a temblar. –¿Yo? ¿Un minuto? ¿Isa, de qué estás hablando?

-Lo que oíste, Anabeth, un minuto, como Fletcher. Sé que lo harás bien. Y no vuelvas a llamarme “Isa”, ¿capisce? –La amenazó, chasqueando su látigo contra el suelo.

Sí, los apodos no le gustaban, y eso bien Phineas lo sabía. Una vez la llamó Izzy y se ganó un tremendo latigazo en el trasero. Aunque conociendo a mi hermano, supongo que eso le habría dado más placer que dolor.

Me senté en el frío suelo y comencé a sonreír. Esto sería divertido, ver a la chica de miel intentar superarme sin duda iba a redimir mi posición en La Resistencia, y acabaría con los rumores del supuesto ser superior que amenazaba mi reputación.

-¡Ya!

Tras el grito de la morocha, Annie volvió a ser el bólido que fue la primera vez que la vi correr. Increíble era observar como ella subía y bajaba, esforzándose al máximo; como sus brazos, sin poseer tanta musculatura, la elevaban sobre la barra; como se mordía los labios y transpiraba, ver el sudor bajando por su pecho y mojando su top… concéntrate, Ferb.

A los treinta segundos, ya tenía más dominadas que yo, y comencé a preocuparme. ¿Acaso me superaría? Siguió adelante y al llegar a las cuarenta en casi el mismo número de segundos se quedó inmóvil. Me tranquilicé, ya estaba muerta, era imposible que me superara, pero Isabella sonrió con satisfacción.                                          

-Mira y llora, Fletcher. –señaló la líder, apuntando hacia lo que sería mi perdición.

-¡Ahhhh!

El grito de guerra de la novata me puso los pelos de punta, y lo que siguió a eso fue como si un puñal se clavara en mi orgullo. Anabeth siguió con todo, sobrepasando sin problemas mi marca, y sin detenerse logró finalmente la increíble y perfecta cifra de sesenta dominadas en un minuto. Me paré de inmediato, con los ojos en blanco y sintiéndome tan humillado que las risas de las chicas me hicieron sonrojar y sudar a lo loco.

-Excelente trabajo, Anabeth. –Era curioso como ella era la única que Isabella no la llamaba por el apellido. –Vaya, Fletcher, estoy muy decepcionada de ti. Ahora veo el origen de los rumores. Al parecer… no eres el más fuerte…

La miré tratando de ahogar mi rabia, simplemente mostrando el rostro lacónico que todos conocían, a la vez que mi vencedora sólo escuchaba con atención.

-Mmm, esto me da una idea. –Una sonrisa macabra apareció en su rostro, y nos ordenó quedarnos donde estábamos, para luego hablarle a los otros reclutas: -Atención todos, el entrenamiento se acabó. Siéntense uno al lado del otro y observen bien la pelea.

-¿Pelea? –Preguntamos Anabeth y yo al mismo tiempo.

-Sí, sí, pelea, ¿son sordos? No hay que pensar demasiado para esto, ¿no creen? Ustedes dos, ahora. Pelea en el gimnasio, Ferb Fletcher contra Anabeth Narváez. Ya saben las reglas, sin golpes bajos ni piquetes de ojos.

-¡Estás loca! –grité. –No me enfrentaré a una novata…

-¿Tienes miedo, Fletcher? –Sabía que me diría eso, pero no pude evitar sonrojarme. –Esta chica parece ser más fuerte que tú. ¿Temes acaso que pueda derrotarte? Vamos… demuestra tus habilidades y hazme sentir orgullosa de haberte considerado mi segundo…

No quería enfrentarme a la castaña, pero si no aceptaba, Isabella me castigaría. Quizás incluso podría despedirme de La Resistencia. Miré a la principiante que estaba a mi lado y luego me decidí:

-De acuerdo, pelearé con ella.

-Pero Ferb… -en cambio, Annie parecía nerviosa.

-Sin peros, Anabeth, pelea con Fletcher y hazle saber que somos el sexo fuerte. Confío en ti… y sé que vas a patearle el trasero al hermano del tonto Phinny…

Estallé. Sin poder detenerme, mi furia se desencadenó y arrasó con lo primero que se me cruzó en el camino. Por desgracia, fue la mejilla de mi contrincante de turno, la cual cayó muy dolida en el suelo del gimnasio…

POV Anabeth

El puñetazo que sentí en mi cachete izquierdo fue realmente doloroso. Para colmo, cometí el error de no estar mirando, lo cual me confundió y me hizo caer para atrás, sufriendo un duro golpe en mi trasero cuando este golpeó el piso.

-¡Ferb! –exclamé, furiosa. -¡Me… me las vas a pagar, eres malo!

Mi jefe nunca me había golpeado así. De hecho, jamás pegaba de esa forma; me di cuenta que algo no andaba bien en él. Dolida física y mentalmente, me levanté y lo miré con tristeza, casi sollozando… no, claro que no, no lloraré. Y menos frente a un hombre…

-Vamos, levántate, no seas llorona. –La voz de Isabella me sorprendió, y me sentí de alguna forma incentivada por ella. Acto seguido, me encaró y me habló al oído… -No te contengas. Sé perfectamente que eres mucho más fuerte que Fletcher. Tú puedes ganarle.

-No es sólo mi jefe, es mi amigo, Isabella. Tal vez no sepas lo que es eso… pero no puedo lastimarlo así nomás… no soy así…

-Narváez, es una orden. Y me habló con un sadismo que me congeló la sangre. Gánale… castígalo… humíllalo. Pisotea su orgullo. Si ganas, te daré una gran recompensa.

-Yo… -No quería, no podía… simplemente no podía hacerle daño a una persona tan buena como Ferb.

-Él está celoso de ti porque siendo una primeriza eres mejor, tiene envidia de tu fuerza y tus habilidades… -Su voz denotaba una gran malicia. –Piénsalo… ¿alguna vez te ganó en algo?

Me quedé pensativa. Era cierto. En las pocas cosas que habíamos competido, yo siempre había resultado ser la vencedora. Entonces… ¿Ferb en realidad tenía celos de mí? Comencé a molestarme un poco.

-Creo que tienes razón, Isabella; él intentó golpearme una vez, y yo lo humillé. Quizás sea eso lo que escuchaste…

-Sí, lo suponía. Tú eres esa chica que es superior a Fletcher… es hora, demuéstranos que esos rumores son ciertos. Los hombres son bacterias al lado de nosotras, debemos enseñarles eso y tu "jefecito" no es la excepción... acaba con el orgullo de ese inepto, que se trague sus celos, ¡hazlo pedazos!

-Secretos en reunión es mala educación… -La voz del chico peliverde interrumpió nuestro diálogo. Era cierto, aún estaba pendiente la pelea.

Miré a la jefa, a Isa, con decisión y fruncí el ceño. ¿Realmente Ferb, mi amigo, se merecía tal castigo? No lo sé. Pero había algo que me alentaba a hacerlo, a demostrarle mi superioridad. Tras oír las palabras de Isabella, sentí que mi maestro me menospreciaba, y que sí, que realmente sentía celos de mi progreso.

Se merecía un castigo. Lo miré… y sonreí para luego acercarme a él.

-No me volverás a sorprender así, Ferb. Yo seré la vencedora.

POV Ferb

¿Cómo? No había escuchado nada de la charlita entre ambas, pero las palabras de Annie me hicieron reír. Finalmente podría demostrar toda mi fuerza y destruir todos los fantasmas que me acosaban acerca de quién era más fuerte, si esa novata o yo. No importaba que fuera mi amiga, yo le ganaría.

-Que seas hombre no significa que te vaya a tratar con delicadeza, ¡así que ven acá y pelea! –me gritó, se la oía más enojada que antes y dispuesta a demostrar su poder.

-Momento. –Isabella volvió a entrometerse. –Anabeth, te prohíbo terminantemente usar tus esposas en esta pelea. Y deberás pelear descalza.

-¿Po… por qué? –titubeó ella, aún más enojada.

-Isabella, ¿qué crees que haces? ¿No ves que la perjudicas? –pregunté, este día no dejaba de darme sorpresas.

-No sería justo para ti, Fletcher. Sé que Narváez puede derrotarte de cualquier forma. Ah, y tampoco uses tus “toques de la muerte”, ¿eh, novata?

Los “toques de la muerte” eran una técnica secreta suya que le permitía inmovilizar las extremidades de sus adversarios. Respiré aliviado ante la orden; yo no lo sufriría. La chica explotó de rabia, para luego obedecer. Le lanzó a la jefa sus esposas, se sacó sus botas quedando descalza sobre el frío suelo y se lanzó hacia mí.

-¡Esto es por el golpe de hace un momento! –exclamó, y me pegó un puñetazo tan rápido como una bala.

Pegué un grito de sorpresa y me agaché justo a tiempo, pero a continuación ella prosiguió con una fuerte patada que no pude esquivar. Afortunadamente, logré atrapar su pie con mi mano derecha y lanzarla unos metros hacia atrás, cosa que no dio mucho resultado ya que cayó parada como una gata.

-Voy a enfermarme por tener los pies descalzos. –dijo, sonriendo. –Pero valdrá la pena por verte vencido ante mí…

Su arrogancia iba creciendo, culpé a Isabella y su mala influencia por ello. Comenzamos a darnos una serie de golpes y patadas a alta velocidad, en la que intentamos mutuamente golpearnos y esquivarnos. La morocha miraba con atención, al igual que los reclutas.

En un momento de distracción, ella me dio su primer golpe: una fuerte patada de su pie descalzo que me dio de lleno en la nariz. Se sintió realmente dolorosa, y agradecí que ya no estaba con sus botas puestas, porque me habría dejado una marca peor. Furioso, le devolví el favor dándole un golpe en el estómago, haciéndola retroceder.

-Nada mal, Ferby. –Me dijo ella, risueña y sin sentir dolor alguno. –Pero necesitarás más que eso para vencerme.

-No vuelvas a pegarme una patada en la cara, tu pie huele mal, ¡ja, ja! –Reí a carcajadas tratando de hacerla enojar. Lamentablemente, funcionó.

-¿Qué me dijiste? –Preguntó con una voz tan paranoica que me hizo temblar. -¿Que huelen mal? ¿Yo, la miembro más limpia de La Resistencia? Ahora verás, pequeño idiota.

No la vi venir. Anabeth llegó a mi tan rápido como un guepardo y nos pusimos frente a frente; su velocidad me inhibió y no pude hacer nada, sólo verla a los ojos… sus hermosos ojos color miel, que ahora estaban llenos de furia.

-Jamás… vuelvas a insinuar que soy sucia. –me susurró, agarrándome de la chaqueta como si fuera una bravucona. -¡No soy ninguna sucia! –Y, acto seguido, me pegó un puñetazo tan fuerte que me envió al suelo.

Argh… realmente me dejó duro. Pero no iba a dejar vencerme por una tontería así, por lo cual me levanté de un salto y retomé con mi serie de puños y patadas, los cuales ella esquivaba fácilmente mientras reía.

-¡Ups! Muy cerca. Casi me das. ¡No, ja, ja!. Mejor suerte la próxima… -Decía ante cada acción que ella eludía. Comencé a desesperarme, su risa me volvía loco de remate y tenía cada vez más ganas de asesinarla a golpes. –Eres muy lento, Ferby. Bueno, basta de juegos.

Dicho eso, atrapó mi puño derecho y lo apretó con una fuerza sobrehumana. No pude evitar soltar un quejido de dolor al sentir como me estrujaba la mano, casi al punto de romperme algún hueso. Nunca había sentido algo así, ni siquiera de parte de Isabella, e inevitablemente caí de rodillas, mientras Annie ni se molestaba en soltarme.

-¿Te rindes? –Preguntó la chica de miel, aún más alterada. -¿Te rindes o no, Ferby?

-¡Jamás! –Grité. Me levanté otra vez y le pegué una patada.

Mi zapatazo dio de lleno en su mejilla y se quedó ahí unos segundos. La castaña no reaccionaba. Por un momento pensé que había sido lo suficientemente fuerte como para derrotarla, pero no. Aún con mi pie en su cara, ella dio vuelta su rostro y me miró de forma tan malévola que me hizo sentir verdadero miedo… hacía tiempo que no me pasaba algo así.

-Linda caricia, me hiciste cosquillas. –Habló, a las risotadas. -¿Es lo mejor que puedes hacer?

-¿Qué? Retrocedí, aterrado. No, no puede ser… ¿no te dolió?

-Mmm, sólo un poquito. Creo que me golpeas de forma adorable.

-¡No soy adorable! –exclamé, enojado, y traté de pegarle otra vez, ahora con la mano sana que me quedaba… pero ella fue mucho más rápida y me hundió su rodilla en el estómago.

Escupí sangre. El dolor era insoportable. No, no podía ser, Anabeth realmente me estaba superando. No le había hecho ni un rasguño hasta el momento y la muchacha en cambio ya me había puesto contra las cuerdas.

-Perdón, Ferby, ¡ja, ja! –Rió, haciéndose la inocente. Acto seguido, me agarró el brazo izquierdo, el único que me quedaba, y comenzó a darme pequeños pero dolorosos puñetazos en la cara. No podía esquivarlos; me agarraba muy fuerte y tampoco podía defenderme con la otra mano luego de que me la hiciera añicos momentos atrás. -¡Ja, ja! Esto es tan fácil, eres muy, muy débil, Ferby, muy débil y sumiso, ¡defiéndete, vamos! –La chica reía y reía ante cada trompada que me daba, y me ponía cada vez más estúpido. Débil… me dijo débil… sí, tal vez lo era frente a ella… no, no podía aceptarlo, ¡no podía ser! Intenté liberarme de su agarre, pero me fue imposible. Annie era muy poderosa.

-No te vas a escapar. –Volvió a reírse, y acto seguido me liberó, pero sin dejar de pegarme. Puñetazos, patadas, tirones de pelo y hasta cosquillas fue lo que sufrí de su parte, todo esto sumado a las insoportables risotadas de la novata. Era una total paliza.

Mi nariz sangraba rápidamente, mis mejillas estaban cada vez más rojas por los golpes y tenía los dos ojos morados. Estaba a su merced, al borde del desmayo y no había forma alguna de dar vuelta la historia. Finalmente, decidió acabar conmigo, como al principio de la pelea, con un perfecto impacto de su pie en mi lastimado rostro.

-Gané. –Dijo simplemente ella, mientras me veía caer estrepitosamente al suelo. No podía levantarme. Annie se acercó hacia mi, me miró con una expresión de dulzura y sadismo combinadas, y aplastó mi pecho con su pie, provocándome un gran dolor. -¿Aceptas tu derrota, jefecito?

-Claro… argh… que no… -con todo el dolor del alma, intenté incorporarme, pero Anabeth aumentó la presión y me tiró otra vez. -¿Qué… me vas… a hacer?

-Ya he demostrado que soy mejor que tú, Ferb, pero tienes que admitir tu derrota. Pagarás haber sido tan orgulloso… y por haberme tratado de sucia, ¡este es tu castigo!

Y, tras decir eso, aplastó mi rostro con uno de sus pies. Inmediatamente, me sonrojé y sentí algo que jamás me había pasado: humillación. No conforme con hacerme pedazos, ahora se burlaba de mí pisoteándome... y no sólo la cara, sino también mi orgullo y mi reputación. Escuché de fondo las burlas de todos, especialmente la de Isabella, pero quien reía más fuerte que los demás era Anabeth. Realmente disfrutaba tenerme ahí, abajo suyo y totalmente dominado. Volví a intentar pararme, pero ella sólo hizo más presión.

Su pie estaba sucio y, aunque no olía realmente mal, me daba mucho asco tenerlo tan cerca. Pero ella no sólo nunca dejó de pisotearme, sino que hasta me lo restregaba por toda la cara y me trataba como si fuera de plastilina. Incluso me pisaba la nariz y la boca.

-¿Así que mis pies huelen mal, eh, Ferby? Pues a ver qué te parece tenerlos en tu cara, este es tu castigo por tratarme como una roñosa. –No podía aguantar más, quería gritar “me rindo” pero no podía, era demasiado orgulloso para eso. De golpe, ella me aplastó la boca y me miró con sadismo… -Lame mi pie, Ferb. Lámelo ahora. Es una orden.

¡Estaba loca! Nunca, ni en un millón de años haría eso. ¿Lamerle los pies? ¿A Anabeth? ¿Y para colmo una novata? ¿Quién se cree que es? Comencé a moverme, a tratar de dar vueltas sobre mi mismo para salir, pero su mera presión en mi rostro bastaba para inmovilizarme.

-Lámelo. Ya. Te lo ordeno, Ferb. Obedece a tu superior.

-No lo haré… -alcancé a decir, aunque sólo ella pudo escucharme dado que mi boca seguía tapada por su pie. –No… me… humillarás…

-Estás acabado. Te demostré quién manda, Ferby, no perderás nada haciendo eso. Sólo será una muestra de tu respeto hacia tu nueva dueña. Vamos, hazlo por mí, ¿sí? –y de golpe su rostro sádico se hizo tan adorable que me hizo sonrojar.

-Te dije… ¡que no! –Para qué le dije eso. Más y más fuerte fue su presión, causándome mucho dolor en el rostro. Con su otro pie me pegó un terrible aplastón en el estómago y lo dejó ahí, estrujándome la barriga.

-Lámelo y te dejaré en paz. No tienes que decir "me rindo", con lamerlo basta. Vamos… sólo eso… y tu infierno terminará…

Cerré los ojos. Annie me había quitado todo. La dignidad, el respeto; me había humillado y nunca volvería a verla de la misma forma. Supuse que a partir de ese momento tendría que obedecerla… maldita vida, maldita dimensión donde las mujeres son más fuertes.

Lo hice. Saqué la lengua y le di una lamida a la planta de su pie, lentamente del talón hasta los dedos. Escupí un poco luego de terminar.

-Buen perrito. –De golpe, ella sonrió, me sacó el pie del rostro y me ayudó a levantarme. Ahora sonreía y se veía impecable, mis golpes no le habían hecho daño alguno. En mi caso, estaba herido; sangraba en algunas partes y seguir peleando era imposible. –Lo hiciste bien, Ferb, no te sientas mal.

-No tenías que humillarme así, fuiste muy cruel. –Le respondí, dolido. Casi como que quería llorar, pero me contuve. –Los amigos no hacen esas cosas…

Ella entonces soltó un gritito y pude ver como empezaba a lagrimear… como que algo le había hecho un click en el cerebro. Me miró preocupada, y al parecer trató de disculparse, pero, como siempre, la jefa se metió en el medio.

-Brillante trabajo, Anabeth. Eres la vencedora indiscutible. Me miró de pies a cabeza, enojada, y me empujó con la palma de su mano, haciéndome caer fácilmente al suelo. Quítate, fracasado. Eres historia antigua, Fletcher.

Acto seguido, tomó la mano de la chica de miel, y la levantó triunfante, mientras los novatos aplaudían y yo, desde el suelo y con todo mi dolor, miraba la escena verde de envidia.

Adios Phinny, Nino Debil Cap 8
¡Hola a todos, miren qué volvió!

Nada menos que el fanfiction de mi amiga :iconizzy34:, ahora traído por mi.

Antes que nada, quería aclarar algunas cosas. En primer lugar, esta historia NO ES MÍA, fue escrita casi en su totalidad por ella y es la dueña de todo crédito. Yo nada más aportaba cosas para la misma y lo corregía. 

En segundo lugar, este capítulo sí fue escrito totalmente por mí, debido a la situación un tanto desventajosa que Yeni está pasando y espero salga pronto. Tras terminarlo se lo envié, me mandó su aprobación y me pidió que yo lo subiera.

En tercero, esta octava parte trata sobre Ferb y el OC de Yeni y Bel (:iconpandora1216:), Anabeth Narváez. Espero les guste, personalmente es un personaje genial y me gusta mucho.

Pedí a Yeni que dejara unas palabras para ustedes, y aquí se las dejo:

"Hola, chicos, no saben cuanto siento no poder estar con ustedes siempre. Por la escuela, problemas de mi familia y otras cosillas no he podido escribir pero sepan que estoy haciendo todo lo posible. Esten atentos porque probablemente este con ustedes por Fanfiction y Tumblr. Los quiero y los extraño"

Así que no la pierdan de vista porque seguro volverá...

Bueno, esperamos que les guste, y sepan que esta historia... continuará :)

PnF (c) Dan y Swampy

Historia (c) Izzy34 (con ayudita mía xD)

Capítulo anterior ----> izzy34.deviantart.com/art/adio…

Primer episodio ----> izzy34.deviantart.com/art/Adio…
Loading...
¡¡Hola a todos!! :w00t:

Bueno, hoy vengo con una noticia que quizás los sorprenda. Antes que nada, NO, no me voy de esta cuenta NI LOCO, y voy a seguir acá subiendo cosas y haciendo la vida de ustedes imposible (?)

La noticia es que acabo de crear una cuenta de respaldo para ayudar a mi amiga Yeni, :iconizzy34: ya que por ciertas cuestiones ella no puede subir nada a su cuenta original. Por supuesto, ahora se encuentra vacía, pero con el tiempo iremos llenándola. Ambos estamos ocupados pero tenemos muchas cosas interesantes para subir.

Esta es la cuenta en cuestión -> yeli34.deviantart.com/ :iconyeli34:

¿Qué encontrarán allí? Pues dibujos de ella, generalmente tradicionales, y coloreados digitales de sus dibujos hechos por mi, como los que hice antes y subí en esta, mi cuenta. También es probable que el fic "Adiós Phinny, niño débil" continúe en esa cuenta :)

Espero les guste la idea, y si gustan pueden darle un watch, prometo que pronto comenzaremos a subir cosas.

¡Un abrazo y buenas noches! :dummy:

-----------------------

Hey everyone!! :w00t:

Well, today I come with some news that may surprise you. First of all, NO, I won't leave this account, and I'll keep uploading things up here and making your lives impossible (?)

The news is that I just created an account to help my friend Yeni :iconizzy34: since for certain issues she can't upload anything to her original account. Of course, now it is empty, but eventually we will fill it. Both of us are busy but we have many interesting things to submit.

This is the account in question -> yeli34.deviantart.com/ :iconyeli34:

What will you find there? Drawings of her, usually traditional, and drawings of her digitally colored ​​by me, as I did before as you can see in my account.

Hope you like the idea, and if you like you can give it a watch, I promise that we will begin soon to upload things.

A hug and good night! :dummy:
  • Watching: One Piece

deviantID

Juli4427
Julián
Artist | Hobbyist | Digital Art
Argentina
Mi nombre es Julián, y vivo en Buenos Aires, Argentina.

Me uní a Deviantart ya que varios de mis amigos de Fanfiction estaban aquí, y no quería quedarme afuera de la fiesta.

Mi personaje favorito es Yakko Warner. Creo que me parezco demasiado a él... en especial en lo loco.

Soy un gran fan de Phineas y Ferb, personalmente la mejor serie animada actual y de las pocas que se salvan del mote de "decadentes". Como buen shipper, mis parejas preferidas son Candace y Jeremy, y Phin e Isa.

Yo creé al OC Melissa J. Carlson, la linda y sádica chica que todos los días intenta conquistar a Phineas. Para el que la quiera conocer, puede visitar su fan club aquí en DART: :iconmelissajcarlsonfans:

También soy co-fundador de un fan club Phinbella: :iconphinnyxizzy-fanclub: y contribuidor de :iconphineasandferbfans:

Otras series que me gustan son Los Simpson (hasta la temporada 15), Padre de Familia, Animaniacs y Hey Arnold. Por el lado del animé, mis favoritas son Dragon Ball (las 3), Pokémon, Beyblade, Medabots, Digimon y unas cuantas más.

Mi Familia Deviantart:

Hermanas: :iconagatalapinguina: y :iconvale123456789:

Hermano: :iconkingpnf:

Primo: :iconnapo1:

Maestro :XD: :icongavote:
Interests

AdCast - Ads from the Community

×

Groups

Friends

Comments


Add a Comment:
 
:icon04startyonlinebc88:
04StartyOnlineBC88 Featured By Owner Oct 14, 2014  Student General Artist
Un cosa, se me ocurrió a Izzy con un traje o cosplay.
Reply
:iconalo97:
alo97 Featured By Owner Sep 21, 2014
Esto es demasiada adiccion a Ace Attorney

alo97.deviantart.com/art/Marie…
Reply
:icongamerbro014:
Gamerbro014 Featured By Owner Sep 14, 2014  Hobbyist Writer
Hey, sorry I wasn't on yesterday. ^^;
Reply
:icongamerbro014:
Gamerbro014 Featured By Owner Aug 16, 2014  Hobbyist Writer
Hey dude! :D What's up?
Reply
:iconalo97:
alo97 Featured By Owner Aug 15, 2014
Hola, por fin mi cerebro se inspiro
alo97.deviantart.com/art/Fisca…
Y esto pasa cuando mezclas Ace Attorney Y PnF
alo97.deviantart.com/art/Mil-y…
Reply
:icontwilightsparklemag:
TwilightSparklemag Featured By Owner Aug 14, 2014
aqui esta la pagina es de face pero aki la tengo grasias por dejarme usar tu personaje en mi pagina 

www.facebook.com/pages/Melissa…

F2U -Pinkie pie (Me!) salto icon 
Reply
:iconjuli4427:
Juli4427 Featured By Owner Aug 14, 2014  Hobbyist Digital Artist
Oh vaya muchas gracias :3 Me gusta mucho la página y las imágenes...

Por cierto, no te preocupes por los créditos (donde está el link de mi página de dA), si quieres bórralos, la gente podría pensar que es una "cuenta clon" mía y quizás les molestaría ^^;

Gracias de nuevo y úsala como quieras :)
Reply
:icontwilightsparklemag:
TwilightSparklemag Featured By Owner Aug 13, 2014
me encanta tus dibujosCerise Wolf free icon  quería preguntarte su puedo usar tu personaje melissa para crear una pagina con su nombre y usar tus imagenes no quiero tener problemasSkyla sad derp icon 
Reply
:iconjuli4427:
Juli4427 Featured By Owner Aug 13, 2014  Hobbyist Digital Artist
Muchas gracias :aww: Claro, con esas condiciones, te lo permito :) Sólo pásame el link cuando la tengas, ¿sí? :) Quiero verla :dummy:
Reply
:iconaxeworld:
AxeWorld Featured By Owner Aug 9, 2014  Hobbyist Artist
Dibujas muy bien,pero... 
No te has planteado no ser tan monotematico?
Es decir,solo haces dibujos de Phineas y Ferb.
Podrias hacer dibujos de otras series por ejemplo o por lo menos desarollar tu propio estilo.
Tanta obsesion es mala :T
Reply
Add a Comment: